El algarrobo es un árbol de considerable tamaño (puede alcanzar los 10 metros) de la familia de las leguminosas y originario del Cercano Oriente. Está muy extendido en todo el entorno de los países meridionales de Europa y del norte de África.

La producción mundial de algarroba, el fruto de este árbol, ronda las 200.000 toneladas, y España lidera el ranking con unas 40.000 toneladas. Le siguen Portugal (23.000), Grecia (20.000) y Marruecos (20.000). El 45 % de la producción española se localiza en la Comunidad Valenciana, seguida por las islas Baleares y Cataluña (con un 28 y 21,5 %, respectivamente).

Algarroba ecológica

¿Qué es la algarroba?

Pero ¿cómo es la algarroba? Aunque lleva milenios entre nosotros, quizá te suene por ser un alimento de tiempos duros. Eso le ha dado una fama inmerecida de alimento de baja categoría, pero lo cierto es que es especialmente nutritivo y sabroso. Tradicionalmente ha sido un sustituto del cacao y chocolate, aunque, en realidad, es un fruto que tiene sus propias características y un recetario propio. No lo consideres un “sucedáneo del cacao”. Considéralo un ingrediente con su propia personalidad, perfecto para una alimentación sana.

Si no la ves en alimentos ya elaborados (como, por ejemplo, galletas, bollería o cremas untables), lo usual es encontrar la algarroba en formato de harinas de diferentes tipos. La harina de algarroba de agricultura ecológica nos permite disfrutar de este alimento con la seguridad de estar llevando una vida sostenible. Sin azúcares ni levaduras añadidos y, por supuesto, sin químicos de síntesis ni elementos tóxicos. Un alimento saludable y 100 % natural.

Algarroba y Harina de Algarroba ecológica

Propiedades nutricionales

Las propiedades nutricionales de la algarroba la hacen idónea para una vida saludable:

  • Es rica en proteína (triptófano, un aminoácido esencial).
  • No contiene gluten, lo que es muy interesante para los celíacos.
  • Contiene vitaminas del grupo B (B1, B2 y B3) y provitamina A (beta-caroteno).
  • Es rica en minerales: magnesio, calcio, hierro, potasio y fósforo.
  • Es rica en fibra (10-13 %). Las solubles, los mucílagos, son beneficiosas para evitar la inflamación de las mucosas digestivas y respiratorias. Los mucílagos también retrasan la captación de glucosa, por lo que la algarroba ayuda a evitar el pico glucémico. Además, tienen efecto saciante. Por su parte, la fibra insoluble (pectina y lignina) es buena para la flora intestinal y el tránsito.
  • Es baja en grasas (solo un 1-2 %), mucho más que el cacao, lo que es un punto más a considerar para su sustitución.
  • Sin embargo, es altamente energética (pero menos que el cacao). Posee entre 290-315 kcal en 100 gramos y eso la convierte en un alimento potente y perfecto para empezar el día. Su alto contenido en azúcares naturales (40-60 %) implica que no haga falta añadir mucho más a la hora de hacer postres.

Créditos imágenes: Shutterstock – Claudio Rampinini, Shutterstock – Dionisvera, Shutterstock – Eziutka

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.